Tunas del mundo se encuentran en el municipio mojaquero tres días

Las calles de Mojácar se llenaron durante el fin de semana de canciones y sonido de bandurrias y panderetas de la mano de las más de treinta tunas de todo el mundo que se dieron cita en el municipio por tercer año consecutivo para participar del III Encuentro Mundial de Tunas, organizado por La Tuna de Ciencias de Granada y la colaboración del Ayuntamiento mojaquero.

Miles de personas disfrutaron de los pasacalles y certámenes que se celebraron para la ocasión y que resultaron otorgando la distinción como mejores del encuentro a los miembros de la Tuna de Derecho de la Universidad de Albacete. El segundo y tercer premio lo obtuvieron, respectivamente, la Tunas de Ciencias de la Universidad de Valencia y la de Obras Públicas de la Universidad de Madrid.

También la Tuna de Derecho de la Universidad de Albacete recibió el premio al mejor solista, mientras que la Tuna de Ciencias de la Universidad de Alicante recogió las correspondientes distinciones a la mejor Bandera y mejor Pandereta. Por otra parte, la condecoración al mejor Pasacalles se atribuyó a la Tuna de Agrónomos de Orihuela, en tanto que el premio instituido por el Ayuntamiento mojaquero a la mejor Ronda recayó en la Tuna de las Palmas de Gran Canaria.

El escenario del acontecimiento de entrega de distinciones, que llevó a cabo la alcaldesa mojaquera, Rosa María Cano, se realizó en el Centro de Artesanía de Mojácar, con un lleno absoluto pese a la coincidencia horaria del partido de fútbol al parecer más importante de la Liga.

De esta forma, y tras una larga deliberación del Jurado, se estableció cuál era la mejor Tuna del Mundo 2012 de entre las siete magníficas Tunas que optaban al galardón por merecimiento propio.

Durante los tres días que duró el Encuentro, las tunas tuvieron a su disposición, como es habitual desde el primer año que se celebró este evento, a unas 100 personas que actuaron de guías y cicerones de los participantes, además de atenderles en las necesidades que les surgían.

Todos los guías y cicerones son voluntarios, integrantes de la asociación de Moros y Cristianos de Mojácar y se distinguían por ir ataviados con los trajes típicos de las diversas Kábilas moras y Cuarteles cristianos.

Un fin de semana de actividad y de fiesta ‘tunera’ que ha dejado como viene siendo costumbre un buen sabor de boca para la repetición en años próximos.

Fuente:  levante.ideal.es

You can leave a response, or trackback from your own site.

COMENTAR